Maquillaje Strobing

Maquillaje-strobing-2

¿Qué es el Strobing?

Se le llama así a la técnica que se usa para darle puntos de luz al rostro. Al contrario que el Contouring, que se usa para oscurecer y hundir ciertos rasgos faciales, el Strobing busca iluminar y resaltar las facciones más atractivas de la cara para dar la sensación de volumen. Con él, se busca una apariencia natural y resplandeciente que es más fácil de conseguir de lo que piensas además de que no necesita mucho tiempo para realizarlo.

Consejos  Antes de Aplicación

  • Siempre que vayas a aplicar esta técnica, utiliza una base ligera no muy bronceada, ya que de lo contrario se notará demasiado contraste con el iluminador y quedará muy artificial. De ahí, que digamos que el strobing no sienta muy bien a las pieles oscuras, cuyos reflejos naturales no son tan nacarados. En su lugar, estas pieles deben optar por el Contouring o un maquillaje bronceado con toques de iluminador con destellos dorados. A las pieles más blancas, por el contrario, no les sienta bien el iluminador dorado, a no ser que se bronceen a conciencia o usen una base más oscura que su tono de piel.
  • Maquíllate siempre que puedas con luz natural para imitar su reflejo y no pasarte con los destellos o quedarte corta y lucir un look muy plano.
  • Si tienes la piel grasa o mixta, usa primer antes de la base de maquillaje para que no se vean demasiado brillos y se pierda el efecto luminoso que quieres conseguir.
  • Evita los iluminadores con purpurina. El brillo debe ser iridiscente y sutil, porque no queremos confundir el maquillaje strobing (natural, fresco, jugoso) con uno fantasía.
  • Mantén tu piel sana. La filosofía del Strobing radica también en lucir un cutis de muñeca, natural, sin imperfecciones (aparentes) y que irradia salud y vitalidad. Por ello, debes ser muy cuidadosa con la limpieza facial y utilizar una hidratante adecuada para tu tipo de piel, para poder lucir una piel que ilumine, pues si tu piel está seca, será más difícil hacer el Strobing.

Pasos a Seguir

  1. Elegir Tipo de Iluminador. Existen muchas presentaciones, por lo que debes elegir una de acuerdo a tu tipo de piel, las herramientas para aplicarlo dependerán de su consistencia.
    • Piel seca: Crema o líquido.
    • Piel grasa o mixta: Polvo o gel.
    • Piel normal: Cualquier presentación.

    Muchas mujeres prefieren usar los dedos para poner el iluminador sobre el rostro, ya que buscan un acabado natural. Si este método no te gusta, puedes usar esponjas, brochas suaves (efecto ligero), brochas densas (efecto más concentrado) o brochas de abanico.

  2. Elige Color Iluminador. Este paso es básico para conseguir un efecto sutil y natural. Si eres de piel blanca busca iluminadores con tintes rosas. Las mujeres de piel oliva deben inclinarse por los productos con tintes dorados y si eres de piel morena, entonces elige iluminadores con base naranja o borgoña.No tengas miedo de experimentar con otros tonos de iluminador, los resultados podrían sorprenderte; sin embargo, es muy importante que te alejes de aquellos que tienen un acabado muy parecido al glitter.
  3. Áreas a Iluminar: Puedes elegir uno o varios puntos para iluminar, pero es mejor que vayas de menos a más. Si estás buscando esconder brotes o líneas de expresión evita aplicar iluminador encima, de lo contrario atraerás la atención a esas zonas. La mejor forma de elegir estos puntos es pensando en las áreas que el sol ilumina de forma natural, así conseguiremos un look saludable y muy llamativo.strobing1Aplica iluminador en los pómulos, el hueso frontal, el centro de la frente, la nariz y la barbilla.
  4. Encuentra el Balance: Es vital que busques un balance entre las zonas con brillo y aquellas que son mate, con el fin de evitar que tu maquillaje se vea recargado.Si elegimos iluminar ciertas partes de la cara, entonces hay que matificar el resto, de lo contrario, tendremos un exceso de luz y los ángulos que esperábamos pronunciar con este método se perderán por completo.
  5. Maquillaje Diario: 

    ¿Antes o después de la base de maquillaje?

    Para conseguir un efecto llamativo pero natural, puedes probar esta rutina sencilla , que te ayudará a incluir el Strobing dentro de tu rutina de maquillaje:

    • Prepara la piel con tu hidratante favorito.
    • Aplica iluminador en las áreas que elegiste.
    • Coloca tu base de maquillaje.
    • Sella la base con polvo compacto, sin tocar las áreas donde iluminaste.

    El Strobing es una excelente opción para crear la ilusión de un rostro con más ángulos sin tener que pasar horas frente al espejo.