Belleza y Maquillaje

Maquillaje Contouring (Claro Oscuro)

colorete-maxfactor-585

¿Qué es el Maquillaje Contouring?

Es una técnica que consiste en combinar tonos oscuros y claros con la finalidad de estilizar y marcar las facciones faciales, resaltando aquellas que potencian nuestra belleza y disimulando otras para conseguir afinar el rostro. Si se hace de forma correcta, el cambio es espectacular y lucirás igual de radiante que con un maquillaje profesional.
Este tipo de maquillaje es perfecto para las cámaras o ocasiones especiales pues es la luz la que va a potenciar el contraste entre las zonas claras y oscuras, al natural puede resultar algo forzado.
El resultado final depende en gran medida de la destreza a la hora de fundir los dos colores de maquillaje haciendo que desaparezcan los límites marcados entre uno y otro.
Como consejo aplica poca cantidad de producto ya que siempre podremos ir añadiendo más para conseguir el efecto.

¿Qué se Necesita?

  • Paleta de correctores en crema, polvos o fluidos de diferentes tonalidades oscuras y claras. Utilizaremos el tono oscuro (3 tonos más oscuros que tu piel) para marcar y dar profundidad a los rasgos faciales, y el tono claro (3 tonos por debajo del tono de tu piel) para iluminar y aportar volumen.
  • Colorete.
  • Polvos traslúcidos para fijar el maquillaje.
  • Brocha específica para aplicar corrector o esponja maquillaje.

Con estos productos, conseguirás que tu maquillaje permanezca intacto durante horas y horas, pero ahora muchas marcas han sacado cosméticos en polvo con dos tonos para practicar el contouring, así que también puedes probar qué tal funcionan.

Pasos a Seguir:

  1. Antes de empezar a contornear el rostro creando el juego de luces y sombras, debes limpiar y hidratar la piel con una loción adecuada para tu tipo de piel para que la piel no quede reseca y el maquillaje no sea absorbido inmediatamente.

    Acto seguido, aplica una prebase o primer para que la piel quede aterciopelada y el maquillaje se fije mejor. Luego, aplica tu base de maquillaje habitual (que sea del mismo tono que tu piel) para unificar el tono y crear el lienzo perfecto. Es muy importante que no tenga matices rojos o anaranjados y que no tenga brillo.

  2.  Después coge la brocha y fíjate en qué puntos del rostro debes aplicar cada tono de corrector:

    • El corrector oscuro: bajo los pómulos hacia las orejas, el contorno de la mandíbula, en la zona alta de la frente (donde empieza el crecimiento del pelo), en las sienes, en los laterales de la nariz y en la línea de la cuenca del ojo.
    • El corrector claro: en el centro de la frente, en el tabique de la nariz, encima de los pómulos, en el arco de la ceja, encima del labio superior, en la barbilla, en la zona que ha quedado sin maquillar entre el pómulo y la mandíbula, debajo del lagrimal, el surco nasogeniano.

    Con una brocha grande, aplica el tono oscuro justo debajo de los pómulos hacia la zona de la oreja, en el contorno de la mandíbula, en la parte alta de la frente (justo donde empieza el cabello) y en la sien. Utiliza una más fina para remarcar los laterales de la nariz (si la tienes demasiado larga, aplica un poco por debajo de la punta de la nariz) y el párpado móvil. Ayúdate de una brocha biselada para contornear el rostro. Mancha la brocha y retira el exceso, para que cuando vayas a aplicarlo se deposite la cantidad justa para conseguir hacer un sombreado y potenciar, de manera natural, la estructura ósea.

    contouring

  3. Seguidamente, utiliza un colorete rosado para dar un poco de rubor a las mejillas. Para aplicarlo correctamente, sonríe con los labios cerrados (poniendo la boca a modo de pez) y, con una brocha de colorete, marca ligeramente las mejillas dando pequeños toques en dirección a la sien. Es importante que no te excedas en la aplicación del colorete para no arruinar el efecto del contouring.
  4. El paso más importante es el que viene a continuación: Difuminar muy bien tanto el corrector oscuro como el más claro para que se fundan bien en la piel. Para que quede perfecto, lo mejor es difuminar, primero, el corrector claro con la brocha y, luego, difuminar el tono oscuro mediante movimientos circulares para evitar que queden antiestéticas y artificiales líneas o marcas.
  5. ¡Hecho! Ahora ya tienes un contouring espectacular, como toque final sella el maquillaje aplicando un poco de polvos traslúcidos y ya podrás maquillar tus ojos y tus labios de la forma que quieras.

Anuncios